Conozcamos Minas de Corrales y su historia

Nunca es tarde para vivir aventuras, sobre todo si es tan fácil como calentar motores y salir a recorrer el país y lugares con encanto como Minas de Corrales. Y ahora con la cuarentena es una excusa, para leer y conocer lugares donde podremos viajar cuando todo esto termine y estirar nuestras piernas.

Como ayuda veamos estas sugerencias para ver Minas de Corrales

Las opciones son muchas, desde quebradas de clima subtropical, hasta la villa donde nació Carlos Gardel, pasando por un pueblo minero con historia, naturaleza y rasgos de identidad propios.

Para los que no son resisten el magnetismo del brillo dorado, un viaje a Minas de Corrales depara adentrarse en galerías subterráneas. Tentar la suerte en busca de una beta y descubrí una parte poco conocida en la historia del país.

Como dato anecdótico vale destacar que en 1907 el stock aurífero en monedas y lingotes per cápita en Uruguay era sólo inferior al de Francia y superaba el de Inglaterra.

Para 1916 la explotación se tornó poco rentable y el cierre de las minas marcó la partida de la mayoría de los extranjeros.

Durante 8 décadas siguientes la villa mantuvo un bajo perfil, pero en 1996 una multinacional con capitales canadienses, estadounidenses y australianos se instaló en la localidad para volver a explotar oro en minas a cielo abierto.

 Hoy las ruinas de la antigua explotación, así como el pueblo que surgió a su alrededor resultan muy atractivos para el turista.

La visita guiada de aproximadamente 3 horas de duración que recorre los vestigios de este pasado tan duro como románticos, parten desde el Hotel Artigas.

Represa Cuñapiru

En Rivera, encontramos hermosos atractivos turísticos llenos de historia y encanto, más exactamente en Minas de Corrales tenemos la Represa de Cuñapirú

El ingeniero asturiano Clemente Barrial comenzó su construcción entre 1878 y 1882.

La obra atrajo a trabajadores italianos, portugueses y españoles que vivían en Santa Ernestina un pueblo a 4 kilómetros del lugar.

Aunque hoy son sólo ruinas, cabe destacar que a punto estuvo de convertirse en capital departamental.

Las 5 turbinas de la Represa se utilizaron para otorgar movimiento a los morteros de molienda. Que funcionaba durante todo el día y a los carriles que trasladaban materias primas y el oro extraído de Las Minas.

En su apogeo, llegó a producir y moler 150 toneladas de cuarzo al día, que eran traídas desde Santa Ernestina en un tren cuya locomotora se apodó La Clotilde.

Viejas minas 

  • Esta apuesta privada está dedicada al metal a mostrar el procedimiento de extracción y a la historia de su fundador Don Tito Pereyra que dedicó buena parte de su vida a la búsqueda artesanal de oro.
  • Dirección calle 12 de octubre, entre 25 de agosto y 18 de Julio. (Minas de Corrales) 
  • Visitar Minas de Corrales es un viaje al pasado.

La antigua explotación, un pueblo fantasma y un museo, recuerdan la fiebre del oro, en el siglo XlX. 

  • Les cuento que personalmente visite estos lugares y quede fascinada.

Realmente tienen un encanto y lo llevan a uno a pensar e imaginar, cómo era esa vida de sacrificio, para los extranjeros y sus familias en un entorno tan lindo y en una época tan distinta y romántica.

Imágenes cortesía de: urufotos.blogspot.com brecha.com.uy

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *